Urgencias - Emeergencias vittal Urgencias (011) 4000-8888
Tips para una lactancia materna exitosa

Tips para una lactancia materna exitosa


En un mundo donde conviven las obligaciones laborales, la vorágine cotidiana y las exigencias físicas que muchas veces se imponen como modelos, recuperar el valor de la lactancia materna es uno de los desafíos más importantes de la medicina actual.

Como base de este proceso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirma que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan incluso hasta la edad adulta. Es por eso que se recomienda la leche materna como alimentación exclusiva durante los seis primeros meses de vida. Luego, se plantea un refuerzo con alimentos sólidos y líquidos, manteniendo la lactancia de forma complementaria al menos hasta los dos años.

La lactancia materna requiere aprendizaje y muchas mujeres tienen dificultades al principio, como dolores en el pezón y temor a que la leche no sea suficiente para mantener al bebé. Por eso, consolidar una red de apoyo adecuado a las madres y a las familias para que inicien y mantengan la lactancia materna es fundamental, ya que esto podría salvar la vida de muchos chicos.

En este sentido, la OMS y UNICEF presentaron la iniciativa “Hospitales amigos del niño” que promueve condiciones para favorecer la lactancia, así como diversas medidas en todos los eslabones del sistema de salud para mantenerla.

Algunas de las acciones que recomiendan para lograrlo son:
Iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida, practicar el amamantamiento exclusivo, dar el pecho cada vez que el bebé lo reclame y evitar las mamaderas, tetinas y chupetes.

Beneficios de la leche materna para la salud del lactante y el niño

Es ideal en sus primeros meses de vida, ya que les aporta toda la energía y los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano.
La leche materna también sigue contribuyendo con al menos la mitad de las necesidades nutricionales de los niños durante la segunda mitad del primer año y hasta un tercio durante el segundo año de vida.

Es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger al lactante de enfermedades frecuentes como la diarrea y la neumonía, que son las dos causas principales de mortalidad infantil en todo el mundo, y favorece un pronto restablecimiento en caso de enfermedad.

La leche materna es fácil de conseguir y accesible, lo cual ayuda a garantizar que el lactante tenga suficiente alimento y promueve el desarrollo sensorial y cognitivo.
Además de los beneficios inmediatos para el niño, la lactancia materna contribuye a mantener una buena salud durante toda la vida. A largo plazo, los adultos que de pequeños tuvieron lactancia materna suelen tener una tensión arterial más baja, menos colesterol y menores tasas de sobrepeso, obesidad y diabetes de tipo 2.

Beneficios para la madre

La lactancia exclusivamente materna suele producir amenorrea, que es un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad.
Reduce el riesgo de padecer cáncer de mama y ovario.
Ayuda a la madre a recuperar más rápidamente su peso anterior al embarazo.
Incrementa los recursos de la familia y el país.
Es una forma segura de alimentación y resulta inocua para el medio ambiente.