Urgencias - Emeergencias vittal Urgencias (011) 4000-8888 | 0810-333-8888
Prevención en el invierno

Prevención en el invierno


El monóxido de carbono (CO) es un gas venenoso que se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gas oil y nafta. Es decir está presente en el humo expulsado por automóviles y camiones, candelabros, estufas, fogones de gas y sistemas de calefacción.

Debido a que este gas no tiene color, olor, sabor y no irrita los ojos ni la nariz, provoca la muerte de unas 200 personas al año.

Al ser tan imperceptible se deben tomar medidas preventivas, para ello es fundamental:

  • Dejar una ventilación permanente en cada ambiente. Además de ventilar toda la casa una vez por día, es fundamental mantener siempre abierta una ventana o puerta en los ambientes calefaccionados aunque haga frío.
  • Observar que la llama de gas sea siempre de color azul (la llama amarilla o anaranjada es signo de mala combustión y generación de monóxido).
  • Si usa brasero o estufa a querosén, apagarlos afuera de la casa antes de irse a dormir, siempre. No duerma con ellos encendidos.
  • No instalar calefones en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.
  • En baños, dormitorios y ambientes cerrados solamente instalar artefactos con salida al exterior (de tiro balanceado).
  • Controlar anualmente las instalaciones y el buen funcionamiento de los artefactos de la casa.

La inhalación de monóxido de carbono produce que éste reemplace al oxígeno en el torrente sanguíneo, lo que conlleva al sufrimiento de distintos órganos como el corazón y el cerebro.
Quienes tienen mayor riesgo de intoxicación son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares, los fumadores, pudiendo provocar alguna sintomatología o la muerte misma.

Algunos de los síntomas que pueden aparecer:

  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas o vómitos.
  • Mareos, acompañados de cansancio.
  • Letargo o confusión.
  • Alteraciones visuales.
  • Desmayo o pérdida de conocimiento.
  • Convulsiones.
  • Estado de coma.

Ante cualquiera de estos síntomas, y la sospecha de estar intoxicado con monóxido, ventile el ambiente, salga al aire libre y solicite ayuda médica inmediata.

Todas las intoxicaciones por monóxido de carbono son evitables