Urgencias - Emeergencias vittal Urgencias (011) 4000-8888 | 0810-333-8888
Cuidado de la piel en los más chicos: sol y picaduras

Cuidado de la piel en los más chicos: sol y picaduras


Si bien el verano es una fantástica época para disfrutar y realizar actividades al aire libre con los niños, es importante considerar los cuidados que se deben tener al estar expuestos a los rayos solares y al estar al aire libre donde abundan distintos insectos. En la siguiente nota te contamos los riesgos que existen y las medidas preventivas que deben tomarse para evitarlos.

Exposición al sol

En promedio, la mayor exposición solar se produce en las dos primeras décadas de vida. Los efectos nocivos de la radiación solar son acumulativos e irreversibles, y esto es importante en el desarrollo del fotoenvejecimiento cutáneo y la formación de cáncer de piel, consecuencias directas de la fotoexposición.

Precauciones para evitar problemas de salud en los más chicos

  • Evitar en todo menor de 6 meses la exposición al sol directo, sin ropa protectora.
  • Luego de los 6 meses, conviene evitar la exposición solar entre las 10 y las 16 hs.
  • Utilizar ropas para cubrirlos, ropa blanca y liviana (pueden usar ropa que viene con factor de protección).
  • Utilizar sombrero apropiado, de ala ancha que cubran cara, nuca y orejas.
  • Ofrecerles líquidos (pecho o agua mineral fresca según la edad) frecuentemente.
  • Usar gafas con protección solar para también cuidar sus ojos.
  • Mantenerlos frescos y a la sombra.
  • Los niños mayores pueden colaborar en su cuidado y deben ser educados al respecto. Fomentar una actitud preventiva en sus actividades al aire libre, explicando los riesgos de la exposición solar excesiva.
  • Utilizar fotoprotectores. Conviene colocar protección solar (pantallas con protección total, Factor de Protección Solar FPS DE 50 o más) en todos los niños mayores de 6 meses, cada 2 hs y luego del baño.
  • En días nublados, también considerar estas medidas para protegerlos del sol.

Es importante recordar que el fotoprotector debe colocarse al menos 15 minutos antes de la exposición y debe renovarse cada 2 horas, luego de transpirar, o luego de secarse con la toalla. Con respecto a la resistencia al agua, los que leen  “resistentes al agua (water-resistant)” resisten inmersiones de 40 minutos, y se define como “impermeable (waterproof)” cuando es efectivo hasta una inmersión de 80 minutos.

No se recomienda la aplicación de fotoprotectores en niños menores de 6 meses. En menores de 3 años, la recomendación por las sociedades de pediatría y dermatología es limitar la exposición solar todo lo posible.

Picaduras de insectos

Los insectos también suelen hacerse presentes en el verano de manera más intensa. Para evitar las incómodas (¡y a veces también peligrosas!) picaduras es importante utilizar repelentes de insectos. Estos generalmente aseguran una protección de 4 a 8 horas después de su utilización y deben ser aplicados sobre las diversas zonas expuestas del cuerpo.

En el mercado farmacéutico se encuentran distintos tipos de repelentes de insectos. Uno de los más ampliamente utilizados es el que contiene DEET (N N-diethyl-m- toluamida). La concentración de DEET puede variar de un producto a otro y en las diferentes formas de presentación. La duración de la protección depende de la concentración: un producto con DEET al 10% protege durante 2/3 hs. aproximadamente, en cambio al 25% la protección es de 6 hs. en promedio. La Academia Americana de Pediatría recomienda que los repelentes que se usan en niños no deben contener más de un 30% de DEET.

No se recomiendan los repelentes de insectos para los niños menores de 2 meses de edad; si el bebé se encuentra en el cochecito o cuna, se podría colocar una red mosquitero de tela para evitar el contacto de los insectos con el niño.