Urgencias - Emeergencias vittal Urgencias (011) 4000-8888 | 0810-333-8888
Lactancia materna: ¿por qué es tan importante para el bebé?

Lactancia materna: ¿por qué es tan importante para el bebé?


¿Conocés los beneficios de la leche materna? ¿Sabías que no solo es fundamental para el desarrollo sano del bebé sino que también contribuye a mantener una buena salud durante toda la vida?

En el marco de la Semana Mundial por la Lactancia Materna (del 1 al 7 de agosto), te contamos qué beneficios aporta y por qué es tan importante su consumo al inicio de la vida. Leé nuestra nota.

¿Por qué es tan importante su consumo al inicio de la vida?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la ingesta de este alimento como exclusivo durante los seis primeros meses de vida. Por esto mismo, asegura que es necesario un apoyo para incentivar a las madres y las familias a que mantengan la lactancia, ya que podría salvar la vida de muchos pequeños.

Beneficios que aporta

  • Energía y nutrientes: necesarios para un desarrollo sano. Incluso durante la segunda mitad del primero y hasta un tercio durante el segundo año de vida, la leche materna resulta ser un insumo casi esencial para sus necesidades nutricionales.
  • Anticuerpos: que ayudan a proteger al lactante de enfermedades frecuentes como infecciones de oído, alergias, gripe, diarrea y neumonía, siendo las dos últimas causas principales de mortalidad infantil en todo el mundo y favorece un pronto restablecimiento en caso de enfermedad.
  • Reducción del riesgo de malnutrición infantil.
  • Fácil digestión: además, evita el estreñimiento.
  • Es accesible: lo cual ayuda a garantizar que el lactante tenga suficiente alimento y promueve el desarrollo sensorial y cognitivo.

Además de los beneficios inmediatos para el bebé, la lactancia materna contribuye a mantener una buena salud durante toda la vida. A largo plazo, los adultos que de pequeños tuvieron una lactancia materna adecuada suelen tener una tensión arterial más baja, menos colesterol y menores tasas de sobrepeso, obesidad y diabetes de tipo 2.