Urgencias - Emeergencias vittal Urgencias (011) 4000-8888 | 0810-333-8888
Primeros auxilios: los mitos peligrosos que hay que descartar

Primeros auxilios: los mitos peligrosos que hay que descartar


Estas medidas de emergencia pueden salvar la vida de una persona que sufrió un accidente o que necesita ayuda inmediata. Por eso, es imprescindible diferenciar las prácticas que son efectivas de las que pueden ser perjudiciales para la salud. Además, la pandemia del COVID-19 cambió la forma de practicar primeros auxilios y la reanimación cardiopulmonar.

Actuar rápido y de manera eficiente frente a situaciones de emergencia puede salvar vidas. De eso se trata cuando se habla de los primeros auxilios: técnicas y procedimientos que se deben tener en cuenta para ayudar a las personas que lo necesiten hasta la llegada de profesionales especializados.

En el marco del Día Mundial de los Primeros Auxilios que se conmemora el segundo sábado de septiembre, repasamos la importancia de conocer las buenas prácticas de los PPAA y derribamos mitos acerca de algunos comportamientos que pueden resultar peligrosos.

Cambios en los Primeros Auxilios debido a la pandemia por COVID-19

En este contexto de pandemia por el COVID-19, los primeros auxilios y la reanimación cardiopulmonar experimentaron distintas variaciones con respecto a cómo se venían efectuando anteriormente:

  • Al evaluar la respiración no se debe colocar la cara junto a la boca o nariz de la víctima.
  • Colocar un paño fino o toalla sobre la boca y nariz de la persona antes de realizar compresiones torácicas. Este debe ser colocado a modo de minimizar la aerosolización para impedir la entrada de aire a la vía aérea de la víctima, lo que puede reducir el riesgo de propagación del virus durante las compresiones torácicas.
  • Luego de realizada la RCP las personas actuantes deben lavarse las manos con agua y jabón o desinfectarlas con alcohol al 70%.
  • Contactar al sistema de Vigilancia epidemiológico de su región para recibir información e instrucciones relativas a la condición de contacto estrecho y detección del paciente/víctima como caso sospechoso de COVID-19.

Mitos y verdades sobre los Primeros Auxilios

  • Es común que cuando alguien esté teniendo un ataque o una convulsión, le coloquen algo en la boca para que no se ahogue: no debemos sujetar a la persona porque nos podría causar una lesión. Lo primordial es que no se lastime con objetos alrededor.
  • Ante un corte o herida suelen poner alcohol sobre ellas, con el fin de limpiarlas: no hay que aplicar alcohol, el agua es suficiente para limpiar cualquier herida, más tratándose de una de no muy gran magnitud.
  • Si un brazo o pierna está sangrando mucho, hay que hacer un torniquete por encima de la herida: esta medida es totalmente errónea, puede interrumpir todo el flujo sanguíneo y causar, además, daño a los tejidos. Lo que hay que hacer es una presión directamente sobre la herida con apósitos estériles y limpios para lograr que coagule y disminuya el sangrado.
  • Cuando sale sangre de la nariz, hay que tirar la cabeza hacia atrás: es un gran error. Hacer esto puede hacer que la sangre se vaya a los pulmones o hacia el estómago, provocando vómitos. La solución es apretar la nariz por unos minutos.

Importante a la hora de asistir a una persona

  1. Ante una situación de emergencia, lo que se debe hacer en primer lugar es presentarse ante la persona, explicarle que se tiene conocimientos sobre primeros auxilios y consultarle si permite ayudarlo.
  2. Es imprescindible observar alrededor y verificar las condiciones del lugar para no exponerse a un peligro.
  3. Ante la presencia de sangre u otros fluidos corporales, usar guantes y protección ocular. No se debe tocar nunca ningún tipo de secreción.
  4. La máxima principal de los primeros auxilios es no mover a una persona enferma o lastimada.
  5. También hay que buscar la dirección exacta de dónde nos encontramos para que podamos ser fácilmente localizados y llamar a una ambulancia o servicio médico.