Urgencias - Emeergencias vittal Urgencias (011) 4000-8888 | 0810-333-8888
Quemaduras: la prevención es el mejor remedio

Quemaduras: la prevención es el mejor remedio


La mitad de las víctimas por quemaduras son menores de edad. Los países que realizaron y sostienen campañas preventivas a través de los años lograron reducir el número y la magnitud de los accidentes.

De acuerdo con informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las quemaduras son la causa de aproximadamente 180.000 muertes al año. El 75% de las quemaduras en niños pequeños se deben a situaciones del hogar tales como quemaduras por agua caliente, bebidas o vapor.

Cada 26 de octubre se celebra el Día Latinoamericano para la Prevención de las Quemaduras, con el objetivo de concientizar sobre estos accidentes y rendir homenaje a la Fundación del Quemado Fortunato Benaim, creada en Buenos Aires el 26 de octubre de 1981.

La prevención es la mejor forma de proteger a las personas de las lesiones producidas por quemaduras, la mitad de cuyas víctimas son menores de edad. La intervención de los países que encararon y sostienen campañas preventivas a través de los años ha obtenido resultados en cuanto a la reducción del número de quemaduras y, especialmente, en su magnitud.

Una quemadura es una lesión de piel u otro tejido orgánico causada por el calor o la radiación, la radioactividad, la electricidad, la fricción o el contacto con productos químicos. La quemadura crítica es el trauma más grave que puede sufrir un ser humano.

Recomendaciones a tener en cuenta para evitar accidentes con quemaduras

  • Prevención general contra incendios, instalar alarmas de humo.
  • Plan de escape (familiar). Se pueden hacer simulacros. Lugar de encuentro fuera del hogar.
  • Control del cableado cada 10 años.
  • Tener un extintor en casa y saber usarlo.
  • Uso de guantes para prevención de quemaduras químicas.
  • Los productos químicos deben estar fuera del alcance de los niños.
  • Prevenir las quemaduras eléctricas mediante tapas especiales para enchufe.
  • Cuidado en el uso de calentadores de ambiente.
  • Mantener guardados fósforos y encendedores alejados de los niños
  • No dejar velas encendidas o sin control de un adulto.
  • No fumar en la cama. Los incendios ocasionados por material para fumar son la principal causa de muerte en los incendios domésticos.
  • No dejar que los niños jueguen cerca del horno.
  • No usar ropa floja mientras está cocinando. Los incendios en la cocina son la principal causa de incendios domésticos.
  • Al apagar un pequeño incendio, hacerlo colocando una tapa sobre las llamas. No intentar apagar con agua
  • Desenchufar las planchas calientes de prendas de vestir o elementos de peluquería y mantenerlas fuera del alcance de los niños.
  • Colocar los mangos de ollas y sartenes orientados hacia la pared de modo que no puedan ser tomadas por los niños.
  • Si se produce un incendio, mantenerse cerca del suelo. Arrastrarse si es necesario. Esto evita el humo y el calor. Muchas personas mueren por gases tóxicos más que por quemaduras.
  • Si usted o su ropa se prenden fuego, deténgase y tírese al suelo y ruede sobre el piso.

En caso de que una persona sufra una quemadura es muy importante limitar la aparición de secuelas tanto estéticas como funcionales. Para esto, debemos saber que la gravedad de una quemadura depende de dos factores: extensión y profundidad. Existen tablas que combinan estas dos variables y determinan si la misma es leve, moderada, grave o crítica.

Como primera medida ante una quemadura, se debe realizar el lavado por arrastre de la zona quemada con agua de red a temperatura ambiente y dirigirse a un centro de atención especializada para evaluar la profundidad de la lesión. Se debe, además, evitar la colocación de agentes tópicos o productos caseros.