Urgencias - Emeergencias vittal Urgencias (011) 4000-8888
Salud sexual: ¿cómo prevenir las enfermedades de transmisión sexual?

Salud sexual: ¿cómo prevenir las enfermedades de transmisión sexual?


En el marco del Día Internacional de la Salud Sexual, brindamos información acerca de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) que forman parte de la salud sexual, y cuáles son las medidas preventivas primarias que pueden llevarse a cabo para evitarlas. Además, detallamos cuáles son las ETS más comunes, cómo tratarlas y cuáles son los síntomas que pueden presentarse, en caso de contagio. Todo lo que tenés que saber en esta nota.

¿Qué es la Salud Sexual?

De acuerdo a la OMS, se entiende por salud sexual al estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad; siendo esta una parte importante del ser humano.

Las enfermedades de trasmisión sexual (ETS) forman parte de la salud sexual, ya que más de 1 millón de personas en el mundo contraen algunas de estas enfermedades que se trasmiten por contacto sexual: Clamidiasis, Sífilis, Gonorrea, Tricomoniasis, Hepatitis B, Virus del Herpes, VIH y Virus del papiloma humano (HPV), siendo esta última una de las ETS más comunes. Cada una de estas puede ocasionar problemas mayores en la salud en las personas.

Como bien dijimos se propagan por contacto sexual (vaginal, oral y anal), por medio de transfusiones de sangre o productos sanguíneos y también pueden transmitirse de madre a hijo durante el embarazo o el parto.

Una persona puede tener una ETS sin manifestar síntomas de enfermedad, los síntomas comunes pueden incluir flujo vaginal, secreción uretral o ardor en los hombres, úlceras genitales y dolor abdominal.

¿Cómo pueden prevenirse las enfermedades de transmisión sexual?

Las medidas preventivas primarias que pueden llevarse a cabo son:

  • Educación sexual integral.
  • Educación sexual adaptada a las necesidades de los adolescentes.
  • Asesoramiento sobre prácticas sexuales más seguras y reducción de riesgos.
  • Promoción del uso de preservativos (ya que son uno de los métodos de protección más eficaces contra las ETS).
  • Educación a los consumidores de drogas, principalmente a aquellas personas que se inyectan y comparten agujas u otros elementos usados para el consumo.

Para prevenir hepatitis B y virus del papiloma humano hay vacunas seguras y muy eficaces.

La vacuna del HPV fue incorporada al Calendario Nacional de Vacunación y está destinada a las niñas de 11 años nacidas a partir del año 2000, y a varones de 11 años de edad, nacidos a partir del año 2006, con el propósito de disminuir la incidencia y mortalidad por cáncer cérvico-uterino (CCU), además de prevenir otras lesiones producidas.

La vacuna de la Hepatitis B también está incluida en el calendario, teniendo el recién nacido una dosis en las primeras 12 hs. de vida y luego se aplica la quíntuple con una primer dosis a los 2 meses, la segunda a los 4 meses y la 3° dosis a los 6 meses.

El adulto debe iniciar o completar esquema de vacunación; en el caso de tener que iniciar: 1º dosis, 2º dosis al mes de la primera y 3º dosis a los seis meses de la primera.

Las infecciones bacterianas como clamidiasis, gonorrea y sífilis y una parasitaria (tricomoniasis), tienen tratamiento y son curables. Los antivíricos para tratar el herpes y el VIH pueden atenuar la evolución de la enfermedad, pero no curarla; mientras que  los moduladores del sistema inmunitario pueden frenar los daños al hígado causado por el virus de Hepatitis B.